Sonó Tremendo Cocazo…

Home / Barbacoa / Sonó Tremendo Cocazo…

Sonó Tremendo Cocazo…

Carreteando con las barbacoadas de Carlos Pérez

… Desde muy tempranito , el laborioso agricultor , Aquino Ferreras Méndez ., se encuentra muy animadamente en su parcela de la Isleta del Mamey , observando y contemplando su tan anhelada cosechita de maíz , en el momento en que ya empezaba su muy resplandeciente agujerear … Allí , con una satisfactoria sonrisa reflejada en su rostro , estaba el señor Aquino Lola esperanzado en ver su sembrado muy sanamente crecer y reverdecer , al tiempo que muy pronto esperaba verla totalmente florecer , para luego sus fructíferos granititos , muy maduritos , al mercado de Neiba , llevarles a vender … Aquella mañana – muy tempranito – , a la luz del Sol , que ya , en el lejano horizonte empezaba a dar sus primeros pestañazos y sus relumbrantes fogonazos y bajo aquel enseñoriante amanecer , el hijo de Cabo Lelo , contemplaba con mucha satisfacción , las tantas y las tan abundantes hojillas verdes que en completo vaivén , cubrían aquel pequeño vergel , el cual desde un tiempo atrás , había estado cubierto , por un tupido y bien nutrido platanal , como los que se reproducían en el Sector del gran Guayacanal y al puritano estilo de un Edénico y bien coloreado Carrusel , se desperezaba el muy ufano Aquino Ferreras Méndez …

… Esa húmeda mañana … todo era alegría y celebración para este entusiasta y muy dedicado Jaraguense , nacido en la década del 1920 , en un envejeciente ranchito del Sector el Papayo Alto , el cual colindaba por la parte sur con el llamado Arroyo Corina Matos y al este , tenía como vecindario , al barrio del Guayacanal … Allí … en aquel predio Isletico , se sonreía para sí solo , el bonachozo Aquino – Quino – Ferreras Méndez ., hasta el momento en que vio las gallinas de uno de sus vecinos , que a su conuquillo , muy alegremente se asomaban y con sus filosos picos , en un relampagueante movimiento de ballet , ha cada una de ellas , se les vio aparecer , al igual que sus vistosas y relumbrantes plumas , muy claramente , también se dejaron ver …

… ¡Si, si , si ! … ¡ oh , sí … son las gallinas de Epifanio Rivas , que muy ansisas y hambrientas … sus garfiosos picos , movían con suma rapidez … y , muy alegremente , al son de un resonante carabine , devoraban inmisericordemente , todo el verdor que a sus pasos , viesen y pudiesen reconocer ! …

… ¡ El señor Aquino … apresuradamente , empieza a vaquear muy afanosamente a toda esta improvisada e inesperada enjambrentada invasión gallinacea ., en donde todas aquellas alocadas y enagenadas plumíferas , muy ávidamente … revolotean , escarban y picotean hasta mas no poder ! … ¡ En muy poquitos segundos , acosando despavoridamente a toda aquella trulla de oviperas … el señor Ferreras Méndez , va … hasta que finalmente al rancho de su más cercano vecino , muy enfurecidamente , allí se le llegar ., en donde el hijo del Cabo Lelo , se encuentra por casualidad – al muy risueño y distraído Don Epifanio – Papan – Rivas Matos – , quien muy amablemente , le dio el tan acostumbrado saludo de rigor …

…¡En aquel lugar … ambos amigos , llegan a un mutuo acuerdo y muy diligentemente , el amo de las cacareantes plumíferas , a todas , una por una , por sus respectivos nombres , empezó a llamar ! … ¡ Y , al llegar estas a su nativo can ., el viejo Papan les brinda una suculenta y blancuzca tanda de cocos secos , los cuales estuvieron muy finamente picaditos y muy bien sazonaditos ! … ¡Así , de esa forma … el veterano hijo del Mercerón , a toda su prole … sus respectivos buches , les hizo reventar ! …

… Ya muy calmado… el señor Aquino… ha su rancho… muy sereno y con los ánimos por encima de las nubes, de nuevo sus quehaceres, diligentemente, empieza a retomar…

… Pero, pasadas unas cuatro horas… de nuevo… otra nublazón de gallinas , a su parcela … vuelven hacia allí arribar …

… ¡ En cuestión de unos segunditos , los dos amigos … a otro acuerdo debieron recurrir ! … ¡ Mas , sin embargo … a pesar de todas las precauciones y delimitaciones , en que ambos jorocones , trataban y se esforzaban en llegar … las revoltosas plumíferas , al tierno maizal … de nuevo volvían a repicotear ! …

996872_560212767371482_807029964_n

… ¡ Cansado de todo aquel agitado ajetreo … el señor Aquino – Quino – Cabo Lelo , sumamente enfogonado y más acidulado que el benceno ., rumbo a su vecino , de nuevo , va … pero , en ese preciso momento … a su paso … un coquito verde – de esos que caen antes de tiempo , al ser picados y rebebidos por negruzcos y sedientos cuervos , al igual que por los enrojecidos y amarillentos carpinteros – , a sus pies , muy sutilmente , se le ofreció ! … ¡ El enfurecido , Quino … sin poder pensar y mucho menos razonar … coge fuertemente en sus manos , el pequeño petardo y sin poderse controlar … hacia el rancho de Papan … lo manda , como un raudo y certero zepelín ! …

… – ¡Pick…paff … ploff … ! … ¡El dirigible a control remoto… se le pego al viejo Papan, exactamente, por detrás del tronco de su oreja izquierda… mandándolo de cabeza hacia las cenizas del fogón, en el cual estaba sancochando unas zarta de tilapias ahogadas en guineítos verdes! … ¡Hasta ese aciago y fatidico momento, entre estos dos vecinos, nada de nada polémica alguna, nunca jamás había sucedido! … ¡Pero en este preciso instante el inesperado zaplallon – bruscamente – , dejo al descuidado Papan… tendido boca abajo, en aquel ardiente y cenizoso rincón de su ranchón, muy aturdido y fuera de consciente razón , estuvo por un largo tiempo tendido , el hijo del MAerceron ! … ¡Y, de suerte, el pobre viejo , no se llevó el caldero , con todo y su bastimenta !

… Al oír el fuerte trancazo… Ferreras Méndez , se manda muy apresuradamente hacia el cercano Can de su primo Rafael Firo Segura Pérez , en donde encuentra al jovencito Guillermo – Guille – Segura Ferreras , asando encima de las candentes brasas , a una muy barriguda y parduzca jaiba y quien al ver llegar tan aparatosamente a su asustadizo vecino , le emplaza , diciéndole muy firmemente …

– ¡No me cuentes nada, mi amigo ! … ¡En tu cara , puedo ver y leer , claramente … la delicada adversidad por la cual estas navegando en este preciso instante ! …

– ¡Así es Guille… acabo de matar a Papan ! – , le enrostra muy lastimeramente , el hijo del Cabo Lelo , al ahora asombrado , muchachón ., quien muy nerviosamente , le recomienda la fórmula que el pensó ser la más atinada …

– ¡Don Quino Ferreras Méndez! … ¡Lo único que le puedo aconsejar, es que usted se meta en un rincón de este rancho – el cual es el suyo también – , mientras que yo voy a investigar más a fondo, lo que en realidad le ha pasado al señor Epifanio Rivas! … ¡ Luego , según lo que yo averigüe , entonces de esa forma … trazaríamos con más certeza ., nuestro defensivo plan a seguir , por si acaso ! … ¿Qué le parece, eso ? …

– ¡Trato hecho , Guille ! – le contesto , muy quedamente , el autor del letal y mortifero cocazo …

… Unos minutos después… regresaba el ahora joven protector del causante de tan terrible tragedia, con no muy alentadoras noticias…

– ¡ Mi amigo Aquino … la cosa esta que arde ! … ¡ Ya los hijos del difunto Papan … están escarbando por todos los confines de la propiedad de su infortunado padre ! … ¡ Y , a lo que he podido contactar , están tratando de cruzar a tu parcela ! … ¡La conclusión que he sacado… es que este asunto se ha encendido a la altura de los puros brasas ardientes y sumamente achicharrantes! … ¡ Por lo tanto … la única recomendación que le puedo ofertar como última alternativa … es que usted , se tire al suelo … mientras yo lo cubro y lo relleno completamente con hojas de guineo y pencas de cocos … luego yo vuelvo al conuco de Epifanio Rivas y vengo y le expongo cualquier otra improvisada novedad … y , más luego me voy al pueblo , le consulto este pavoroso hecho a todos tus amigos , para que vengan por usted y le brinden toda la protección suficiente y necesaria ! … ¡ Y , así … en ese estilo , muy cubiertamente , hasta el más cercano cuartel policial , muy intactamente , lo puedan hacer llegar y sin problema grave que lamentar ! …

10987438-ilustracia-n-de-un-agricultor-en-su-finca-con-un-grupo-de-animales-de-granja

… ¡Así lo hicieron! … ¡Allí debajo de una balsa de hojas y pencas, quedo enterrado , el señor Aquino Ferreras Méndez … hasta que muy jadeantemente – como a las ocho de la noche , unas seis horas después de aquel extremoso suceso – , se despertó ! … ¡ Y , sin otro recurso al cual recurrir … el señor Aquino , al no ver al joven Guille , por ningún lado – su rostro asomar – ., se decidió finalmente , irse por sí solo al Pueblo , con la firme y decidida intención de presentarse directamente al Recinto Policial de la comunidad de Villa Jaragua , antes de dirigirse a su morada del Papayo Arriba ! …

… Pasada una media hora… llega el hijo del Cabo Lelo, con las aparentes y nefastas buenas nuevas, al vetusto cuartelillo del pueblo de las Mara Villas… Y , sin acomodarse siquiera para hablar pausadamente con el policía de turno … desde su entrada a la puerta del pequeño cuartelucho … le grita , al policía de turno …

– ¡Manuel – Mañe – Díaz… méteme preso! …

… En ese momento, al incrédulo agente de la Ley… lo único que se le ofrece preguntar, es … ¿ Pero … porque , tengo yo que trancarle , sin motivo judicial alguno, señor Aquino Ferreras ? …

… Sin pérdida de tiempo y en pocas palabras … el atrocino y desesperado agresor … le cuenta lo ocurrido al hijo de Mañe Díaz … A lo cual el novel agente … le hace saber , que en el pueblo de Jaragua , no se ha sabido de ninguna muerte , ni de nada al respecto y mucho menos de nadie asesinado en particular … Pero … a pesar de oír muy bien lo que acababa de decirle , el hijo de Mañe Díaz … el señor Ferreras Méndez … insistía en que lo metiera a la chirola y que lo encerrara , de todas formas … A lo cual , Manuel Mañe Díaz , le recomienda y le reconforma , diciéndole …

– ¡Primeramente… déjame salir para averiguar, personalmente, cualquier eventualidad, que se haya producido , en nuestro Pueblo , en ese sentido ! …

… El muy consecuente policía .. sale a la calle y luego de unos cinco minutos … vuelve a su Recinto … Y , muy ardorosamente , exclama …

– ¡Don Quino… le traigo las muy alentadoras buenas nuevas! … ¡Hace unos minutitos… me he encontrado con el señor Epifanio Rivas, adjunto de tres de sus hijos! … ¡Oh, sorpresa para mí … si , si … todos ellos – padre e hijos -, están bajando tragos de licor , en el Trocadero Bar , del señor Felipe Herasme Díaz ! …

– ¡Que, que! – bramo, el hijo del Cabo Lelo…

– ¡Así mismito, como lo oyes ! – , le reconfirmo el joven policía… al tiempo, que le volvía a reafirmar… ¡ Así es … mi amigo Quino Cabo Lelo ! … ¡Allí está el señor Papan departiendo, muy alegremente, con Nivin , Ney , Mirirmbo y unos cuantos amigos más ! …

… Aquino Ferreras Méndez… no muy conforme… nuevamente, le pide a su amigo agente , su último deseo …

– ¡Yo quiero que de todas maneras… me tranque… y , bien trancao ! …

– ¿Pero? … ¿Por qué tengo yo que cometer esa injusticia, contra su persona, si usted no ha cometido nada grave hasta estos momentos? – , le replicaba el muy sorprendido, Manuel Mañe , al extremadamente incomodado hijo de Aurelio Ferreras Reyes …

– ¡ Manuel Mañe … mi hijo … hazme el favor , de no dejarme salir a las calles de mi pueblo Jaraguense , esta noche … para que me evite una verdadera gran tragedia y de esa forma , tú me libres de unos veinte años de cárcel ! … ¡Es más…te voy a explicar la verdadera realidad! … ¡Si tú me dejas libre en este aciago y atosigante momento… esta misma noche, Guillermo – Guille – Firo Segura… ese muchacho, matao ! … ¡ Ahora bien … tú te podrías imaginar … que un tal Ferreras , mate a otro Ferreras , eh ? … ¡Así que… olvídate de la Ley y de la Justicia… y , tráncame inmediatamente , pero sumamente bien trancao … y lo demás , lo podemos arreglar mañana ! … ¡ Si , si … así debe ser por hoy ! … ¡ Y , mañana , cuando se me haya pasado la resaca de esta encabronada saciedad , la cual … ya , muy malmente , me ha empezado a quemar hasta las mismísimas entrañas de mi inquietante y purificadisima alma – llegándome ya , también a lo más profundo de mi ahora descontrolable e irrazonante cerebro , al cual lo empiezo a sentir arder , a mas no poder , ni reprender ! …
… ¡ Manuel Mañe ! … ¡ Para bien de todo el pueblo Jaraguense y en particular … para Guille – Firo – Segura Ferreras …
tráncame y muy bien trancado de todas maneras …y , caso desenvuelto , por la noche de hoy … aunque , verdaderamente no resuelto , por estos momentos , carijoles ! …

isabel
isabel
Autora
Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

Enrique Ferreras Segura -Ruquito-Leónidas Herasme Díaz –Toadin-