EL GRAN DESHIELO

Home / Noticias / EL GRAN DESHIELO

EL GRAN DESHIELO

Guillermo Descalzi

Las capas de hielo en Groenlandia y la Antártica contienen el 90% de toda el agua dulce del planeta. La de Groenlandia, con 10% del total, tiene un espesor de 3 kilómetros y si se derritiera en su totalidad el nivel de los mares subiría unos 6 metros. De perderse la capa de hielo de la Antártica, con un espesor promedio de dos kilómetros y medio, el mar subiría sesenta metros más, suficiente para inundar todas las costas del mundo y hundir la Florida.

Todos estamos en el mismo bote y no importa la discusión de si el cambio climático se deba a la acción del hombre o no, el hecho es que ocurre y debemos tomar conciencia de esto y actuar porque al menos contribuimos –y fuertemente– a él. La humanidad echa cada día unos 110 millones de toneladas de gases a la atmósfera.

El ritmo del deshielo se ha duplicado en los últimos cinco años con las capas de hielo perdiendo un metro y medio de espesor al año, pero hay lugares en Groenlandia donde se están perdiendo hasta 12 metros anuales. Hay, además, indicios de que el derretimiento se acelerará por dos factores adicionales.

16142892_10155676048997786_4630424308231181257_n

Grace, el Gravity Recovery and Climate Esperiment de la NASA, un estudio satelital dedicado al campo gravitatorio y clima planetario, indica que el peso de la tierra se está redistribuyendo por la pérdida del hielo al punto de cambiar el eje de rotación del planeta, con el polo norte desplazándose al este y el sur hacia el oeste, lo que también variará la línea ecuatorial y no importa cuán mínimos sean estos desplazamientos, cada centímetro de cambio tiene consecuencias. Los polos magnéticos, además, ya se están desplazando y las aerolíneas son conscientes de esto porque el cambio afecta sus cartas de navegación.

El otro factor en la posible aceleración del deshielo está en la pérdida de salinidad del mar alrededor del Ártico y Groenlandia por el agua dulce que cae en él, cambiando la ‘flotación’ de la Corriente del Golfo que en los últimos diez mil años ha intercambiado el calor ecuatorial y el frio polar, moderando el clima.

Todos somos pasajeros en la Nave Espacial Tierra y lo que pase en otros lugares nos afectará donde estemos. El lugar más afectado en los Estados Unidos continentales es la Florida y las proyecciones para este estado, hasta las más conservadoras, revelan la urgencia de prepararse para el evento.

La calle frente al club al que asisto en Miami Beach se inundaba varias veces al año. En la última tormenta “platanera” el agua no se empozó allí, la ciudad resolvió el problema elevando la pista y ahora el agua que la inundaría cae al piso del club un pie por debajo de la calle.

Las compañías de seguro consideran ‘basements’, sótanos, a toda construcción bajo el nivel de la calle. Hoy las edificaciones cerca al club son, para efectos del seguro, sótanos…

Hay 105 millas (169 km) de calles que están siendo elevadas en Miami Beach… ¿Quién elevará los edificios para que el agua de las pistas no caiga en ellos? El alza de las calles es una victoria pírrica, pregúntenle a cualquiera cerca de esas pistas y tendrán historias que contar.

El nivel del mar en Miami está 6 pulgadas (15 centímetros) por encima de donde estuvo en 1992. Para el 2030, dicen las proyecciones, subirá a un mínimo de 10 pulgadas. Los estudios indican que este estado tiene más gente en riesgo de desplazamiento que cualquier otro en el país.

Sunny Isles está llena de edificios que serán ‘sótanos’ y se siguen construyendo. Los urbanizadores sacan su utilidad hoy pero el riesgo lo asumirán los dueños de mañana… Los bancos que hoy financian sus compras recuperarán su inversión hipotecaria y lo que venga después no les tocará…

Los sistemas de desagüe miamense quedarán bajo el nivel del mar y se convertirán en conductos de agua salada a los ‘sótanos’ floridanos. Las proyecciones indican que para el año 2050 se habrán perdido 23 mil millones de dólares en edificios bajo el nivel del mar. Miami, de hecho, ocupa el primer lugar del mundo en el monto total a riesgo de perderse.

Estas conclusiones no son mías, vienen de estudios de la ciudad, de diversas universidades y especialmente de la NOAA, la National Oceanic and Atmospheric Administration. Dicen que el epicentro de afectación va desde las playas de Hollywood hasta South Beach.

El ritmo del deshielo puede acelerarse por un factor de diez, dejando 200 años nada más hasta el derretimiento total de las capas de hielo, una proyección que parece poco probable… pero allí está. En todo caso, así ese extremo no ocurra, el ritmo actual lleva a que para fin de siglo todo el sur de la Florida esté bajo el agua y hay que tomar conciencia de esto, una conciencia promovida por el ex vicepresidente Gore en su recién estrenada película documental “An Inconvenient Truth, the sequel”, la continuación de “Una Verdad Incómoda”. Expone lo que pasa, la recomiendo, me impactó,

isabel
isabel
Autora
Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

protestantes por la extensión del plan de regulación20706562_819830288172556_1496000076_n - Copy