Crónicas de Ayer…

Home / Con mil humores! JCP / Crónicas de Ayer…

Crónicas de Ayer…

El gobierno del Doctor Joaquín Balaguer fue el más combatido en los períodos que le tocó gobernar.

Sin hacer análisis de la guerra fría que se vivía entre los Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialista Soviética, la lucha política por el temor al avance del comunismo en países como el nuestro era denodado. Las “purgas” no se hicieron esperar y así vimos como el departamento de Estado Americano elaboró planes concretos para sanear “socialmente” la américa latina.

República Dominicana vivió una época matizada por la violencia constante entre grupos de izquierda por mantener la hegemonía de ideales encontrados y las luchas entre esa misma izquierda y el poder.

Murieron muchos… pero también hoy en día destacados funcionarios palaciegos fueron protagonistas de acontecimientos que de solo pensarlos darían miedo.

La prensa fue muy crítica en ese entonces y osados comentaristas políticos murieron o fueron perseguidos constantemente por su manera de pensar.

Con la caída del muro de Berlín y la separación de las repúblicas socialistas de la Unión Soviética iniciaba el término de la Guerra fría. Ya el comunismo dejaba de ser la gran amenaza mundial y solo quedaba representado en Cuba por el régimen “testarudo” de Fidel Castro ahogado cada día más por el embargo impuesto luego de la crisis de los misiles en la isla caribeña. Atrás iban quedando muy pocos regímenes dictatoriales en nuestra América y las guerrillas solo se quedaban concentradas en Nicaragua y Colombia.

20992569_10154624152231193_3847311770073485455_nLa sociedad se iba transformando a tal punto de que se requería otro método de control político para impedir que ideales contrarios a los intereses estadounidenses se alzaran con el poder, entonces nació la “sociedad civil”, grupo que velaría y denunciaría, con informes “top secret”, toda actividad política y de políticos y trataría de controlar puntos neurálgicos dentro del estado.

Dentro de nuestro joven “libertinaje democrático”, luego de la dictadura vimos como un único caso de corrupción llevó al banquillo de los acusados a un ex presidente, el cual fue condenado a 20 años por haber permitido que se sobrevaluaran una piñas.

Creo que algún día tanto el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial tendrán que rendir un homenaje de desagravio al mismo mucho más allá del indulto concedido en el gobierno de Hipólito Mejía. Las razones son más que obvias.

Las hemerotecas están ahí y pocos analistas se atreven a hurgar en ellas quizás por temor a ensuciar sus manos de tinta.

Anteriormente todo tipo de violencia era mala, Balaguer era un “asesino”. Era saludable emigrar del país por las condiciones que se vivía… el sueldo mínimo no llegaba a doscientos pesos. Era un gobierno donde la corrupción estaba a la orden del día y denunciada constantemente en algunos “álbumes”. La reelección era lo peor que le podía pasar a nuestro pueblo. La política de “varilla y cemento” sin endeudamiento externo iba a sumirnos a todos en la pobreza. La droga era controlada por un mismo “jefe”. Los atracos eran para una buena causa política.

Por suerte para este pueblo ya no vivimos esos años:
Ya no existe corrupción sino “indelicadezas” que no se detienen ante ningún despacho y siempre le sale el ‘tiro por la culata” a la oposición.

Ya la prensa ejerce “libremente” su oficio, aunque hayan despedido al director de un medio por un editorial que afectaba al gobierno o el gobierno mantenga en nómina a cientos de periodistas.

Ya la droga no es problema de “jefes”, aunque algunos casos salpiquen a ciertos funcionarios.

Ya la reelección no es dañina porque no existen personas con la capacidad suficiente para dirigir los destinos de nuestra nación.

Que buena ha sido la providencia divina con la República Dominicana. Elevemos preces para que nos mantengamos así por mucho tiempo.

 

isabel
isabel
Autora
Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

CARLOS TROCE ASEGURA PRSC IRA CON CANDIDATURAS INDIVIDUALES EN EL 2016 IIMaestro Yiyo Roble, encargado de pintar los murales de uvas de Neyba.