Mujer fea se la pegaba a su marido…

Home / Barbacoa / Mujer fea se la pegaba a su marido…

Mujer fea se la pegaba a su marido…

Villa Jaragua, República Dominicana

Las barbacoadas de Carlos Manuel Pérez

… El policía Marcial Vargas – Cibaeño de la Línea Noroestana – vivía con una mujer de Galván – mujer vieja y fea – de quien se decía que se la pegaba con el teniente que recientemente había llegado de puesto al Municipio de Villa Jaragua …

… El raso Marcial había regresado a su hogar esa noche del viernes 27 de Febrero del 1971 , muy amargado , desde el poblado de la Descubierta – al parecer se había dado de cuenta del reciente desliz de su compañera – y como ese era un día festivo en todo el país dominicano ., comenzó a ingerir bebidas alcohólicas , desde muy temprano de la mañana …

… Ya cuando había caído la tarde , la mente de este agraviado representante de la Ley , estaba innobulada y fuera de control … y , en un momento de rabia e impotencia … desesperadamente y sin aparente razón alguna , empezó a disparar su arma de reglamento …

996872_560212767371482_807029964_n

… Al sonido de las detonaciones ., la incertidumbre y el terror , se adueñaron de todo el vecindario del Merceron y en pocos segundos este alboroto corrió como pólvora por todo el pueblo …

… Unos minutos después , este inesperado mensaje llegaba a oídos del Teniente García , quien estaba departiendo , este día de rumbosas festividades , en el bar Joselina de la 27 de Febrero , esquina con la calle Enriquillo , frente al parque del mismo nombre y muy próximo al Cuartel Policial del pueblo Jaraguense …

… Muy rápidamente , al enterarse de este imprevisto ., este corrió directamente al destacamento, en donde se hizo acompañar del sargento Maldonado , saliendo ambos , muy apresuradamente , hacia el lugar de los hechos …
… Unos minutos después , llegan a la casa en donde permanecia encerrado el enrevesado policía , con su humeante revolver apuntando hacia arriba y con su cabeza recostada a una pared , al lado de una ventana , la cual se encontraba semiabierta … Desde una prudente distancia , el teniente empezó a persuadirlo , hablándole muy suavemente , pero … al parecer , el acidulado raso , no estaba en capacidad para entender razonamiento alguno ., al tiempo que le pedía al Oficial , que no le molestara , advirtiéndole …

– ¡ No se me acerque , teniente … no se atreva ! …
… Hubo una pauta un poco prolongada y al Oficial , dar la vuelta alrededor de la casa , descubrió que la ventana estaba entre abierta y muy presurosamente , con la intención de desarmar al desquiciado infeliz , busco un palo de escoba y sigilosamente se acercó a la ventana , palo en manos , lanzándole un fuetazo a la muñeca derecha del rebelde policía , pero parece ser que los reflejos del Teniente , también estaban embotados por el efecto de la injerencia alcoholícela , ya que el golpe de su lance , no llego al lugar esperado … y , fallando en su cometido , fue impactado por un disparo de revolver , el cual se le alojo en la caja torácica de su cuerpo , justamente debajo del corazón ., muriendo este , antes de caer al suelo …

dejar-de-tomar-beber-alcohol

… Al ver tan de cerca , esta pavorosa escena … el joven Berto Pérez … recordó , quizás en ese momento … cuando , siendo miembro del Ejercito Nacional , tuvo que combatir en la Guerra de Abril de 1965 … tal vez este reflejo de acción , le hizo reaccionar , al extremo que trato de tomar el arma del caído , pero alguien del grupo , evito que lo hiciera , exhortándole …

– ¡ No compadre … no te metas en eso … ya nosotros , no somos militares … deja que ellos resuelvan sus asuntos , ya que ellos , son los que están uniformados , como manda la Ley … el deber es de ellos , no de nosotros ! …

… El joven Berto … viéndose impotente ante tal situación , corrió al otro lado de la vivienda , voceándole fuertemente al sargento Maldonado , caminándole a que fuera en auxilio del Oficial que yacía en el suelo , mientras exclamaba …

– ¡ Sargento … sargento Maldonado , han matado al teniente , venga … y , actué rápidamente ! …

… Pero el sargento, pareció no oírlo … y , durante unos cinco segundos , se quedó petrificado … tiempo que fue aprovechado por el raso Marcial para que pudiera salir de la casa … quien muy estrepitosamente , se mandó a huir por el sendero que iba al cachón Mamey …

… Para cuando el sargento , hizo el primer disparo , ya habían unos diez metros de distancia entre del y el raso Marcial , quien en su huida , le contesto con dos fogonazos , mientras se deslizaba cuestas abajo … y , mas adelante , una señora llamada Silvia Cuevas , al ver al matador , revolver en manos … esta , al verse en tal situación – se le aflojaron – todas las tuercas , se aterrorizo y quiso caerse muerta …

… Por unos veinte metros más , el sargento siguió la persecución … pero al parecer , no tuvo el suficiente coraje … y , lo dejo escapar … Mientras que el policía en su fuga , seguía disparando , hasta internarse entre los montes que circundaban el Sector del Palmar …

6a00d834518de369e20191041585d5970c-800wi

 

… Cuando el Coronel Leónidas Herasme Díaz – Papote – Comandante de la Zona Sur , con Asiento en Barahona , llego al Pueblo de Jaragua ., observo que la policía de aquella localidad , no había actuado adecuadamente en el caso de la muerte del Teniente , dando de bajas , tanto al Cabo Rojas , como al Sargento Maldonado …
Por unos dos días , este infortunado policía , se mantuvo deambulando por todo el litoral norte del lago Enriquillo … y , finalmente , tomando el rumbo , como quien iba rumbo al vecino país de Haití , cruzo por los llamados yesitos de las Clavellinas y al tercer día de aquel desafortunado acontecimiento , se presentó al destacamento policial del pobladito de los Ríos – 12 kilómetros – del lugar del fatídico hecho … Allí se entregó a un compañero de armas , llamado Quirico Rodríguez , a quien sorprendió , gritándole desesperadamente …

– ¡ Yo soy el policía , que mato al Teniente en Villa Jaragua ! …
… La reacción del emplazado policía, no se hizo esperar y con voz semitemblorosa , le conmino diciéndole …
– ¡ Manos arribas ! – le grito y le quito el arma ., al tiempo que mandaba a buscar al Cabo Neris Sierra – Jefe de Puesto – , quien al llegar allí , llamo telefónicamente a la Fortaleza Cambronal de Neiba , desde donde enviaron un Jeep con una Patrulla Mixta y se lo llevaron …
… Eran casi las doce del mediodía , cuando aquellos subalternos uniformados , arribaban a la Fortaleza Cambronal , con aquel encargo , completamente intacto …
– ¿ Qué es lo que ustedes quieren que yo haga ? – tronaba la voz del Capitán Acosta Infante – ¿Por qué, me lo traen vivo a mí, coño? … ¡Ustedes, saben muy bien, como son los reglamentos militares, en casos como estos ! – entonces… ¿En qué maldición del diablo, estamos ? …
… El grupo subalternos … ya , no queriendo mas , las tantas reprimendas del airado Capitán , en pleno medio día … enfilaron su rumbo , hacia el ardiente y desolado Salado de Neiba … y , unos tres kilómetros más adelante , se desviaron de la vía principal , internándose en un escambroso lugar , rodeado de cambrones y hondas … y , en pocos segundos más tarde … se llevó a cabo una repugnante e inmisericorde misión …

Allí , entre barrillares y tunales , a orillas de una tupida mata de pitahayas … en ese polvoriento Salado del Lejano Suroeste … y , bajo un reverberante sol , quedaron ocultos para siempre … y , en silencio , los restos del acribillado cuerpo del joven raso Marcial Vargas …

ImagenWikiclipart
isabel
isabel
Autora
Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

23770298_868130310009220_1254133491_oP1011743